didgeridoo-mania.com
El primer momento en que oí en directo un didgeridoo me quedé impresionado de la profundidad, calidez de su tono y su riqueza armónica.

Al ser músico comprendí que no era un simple tubo por el cual surgía una nota... no, era mucho más que eso.

Al poco tiempo y casualmente ví la película "La última ola" del año 1977. Se trata de un abogado que defiende a un grupo de aborígenes acusados de asesinato. En una de las escenas, el chamán aborigen, en sueños vá en busca del abogado mientras de fondo suena un didgeridoo, potente, místico... me encantó tanto que decidí comprarme mi primer didgeridoo.

Como que no me conformé con uno, quise hacerme otro más, y construí el primero.

Luego pensé que sería interesante construirlos y ofrecerlos. El instrumento (según dicen) más antiguo y precisamente el que a mi parecer resulta de una actualidad asombrosa.

Si también contamos que relaja, que te lleva a otros estados mentales, que has de usar la respiración consciente y que es relativamente fácil de tocar, tenemos en nuestras manos un instrumento musical y también para meditación. Precisamente lo que hoy en día nos falta en esta sociedad.

El didgeridoo conecta, es una línea de la Tierra al Firmamento. Así pues mi motivación no es otra que hacer feliz a las personas, estoy convencido de que así va a ser.

Un saludo !