didgeridoo-mania.com
Elección de la madera.
Nuestros didges están elaborados partiendo de madera de Píta, (Ágave americana). La planta después de florecer se marchita y muere. Es en este momento, cuando está seca, que la recolectamos para convertirla en un bonito instrumento.

Limpiamos el exterior y rellenamos las grietas más profundas con una mezcla de Epoxi y serín de la propia madera. Dejamos secar 24-48 horas.

Una vez seca, la cortamos por la mitad y trabajamos el interior a mano y unimos las dos partes.

El echo de que estén cortadas por la mitad y luego unidas no implica ningún problema, de echo, las ventajas son evidentes: podemos trabajar el interior, dando la forma más adecuada.

El interior y unión de las partes
En el proceso de la labor sobre el interior, siempre tenemos en mente que en realidad estamos trabajando sobre la columna de aire, buscando la forma ideal para producir los mejores sonidos. Trabajamos el interior a mano, usando galgas. Luego reparamos posibles grietas en el interior de la madera.

Una vez satisfechos con la forma del interior, en la unión usamos una cola especial para instrumentos musicales que nos asegura una especial elasticidad y dureza.

Pegamos las dos partes y dejamos secar 48 horas.

Una vez seca la cola, sellamos el interior con un aceite especial. La función de este aceite es asegurarnos una absoluta estanqueidad. Este aceite no desprende ningún olor que pueda ser molesto.

La operación de sellado del interior la repetimos varias veces (por inmersión) para asegurarnos la perfecta estanqueidad del interior. En cada ocasión deberemos dejar secar entre 8-12 horas.

Afinación.
En la fase de afinación, usamos un sofware para determinar el drone.

Trabajamos sobre la boquilla y campana para afinar el instrumento.

Debido a que las frecuencias graves són más difíciles de determinar, este proceso lo repetimos varias veces y con varias velocidades de aire para llegar a un nivel aceptable de compromiso entre la velocidad del aire y el drone.

Boquilla y pulido.
Hemos investigado sobre la mejor boquilla para nuestros didges, evitando la típica cera virgen de abeja. Existen varios motivos por el cual no nos parece adecuada la cera de abeja: mala limpieza (y por lo tanto aumenta la posibilidad de la instalación de gérmenes), se pega en los labios, queda negruzca con el tiempo, se puede deformar etc etc.

Por este motivo, nuestras boquillas están elaboradas a base de compuestos epoxi que una vez duros se pueden trabajar fácilmente dando la forma adecuada.

La boquilla se adapta perfectamente a la forma del instrumento tanto en el exterior como en el interior.

Rellenamos las pequeñas grietas que puedan quedar con Epoxi + serrín, y después del secado del epoxi, pulimos todo el instrumento en varias pasadas con grano 40, 80 y 120.

Todos los instrumentos están acabados con un grano mínimo de 120, aunque es posible que otros estén con un grano superior. (ver características del instrumento en cada ficha).

Decoración.
En la decoración usamos pintura acrílica con diversos motivos.

Una vez seca la pintura protegemos el exterior, boquilla y campana con resina epoxi, quedando un acabado brillante y excelente al tacto.

Tanto la campana como la boquilla quedan protegidas con resina para proteger el instrumento.

Cada didgeridoo lleva pintado o pirograbado en el cuerpo una referencia única y la nota del drone.